Nuria

Nuria, 16. Enero 2017 Disfrutar

¿Por qué es bueno tener amigos celiacos?

El ser humano es un ser social. Nos gusta interactuar con nuestros semejantes y también tener la aceptación del grupo. No nos gusta sentirnos diferentes, observados o cuestionados. Las personas que padecemos algún tipo de enfermedad crónica, independientemente de su gravedad, tenemos unos signos (físicos incluso en algunos casos) o unos hábitos de comportamiento diferentes (como es en nuestro caso de enfermedad celíaca y dieta sin gluten) que nos obligan en muchas ocasiones a dar explicaciones que no  nos apetece dar o a llamar una cierta atención que nos hace también sentir incómodos. Tener amigos celiacos te hace sentir comprendido y uno más.

Cuando estamos con otras personas en nuestra misma situación, con nuestros mismos problemas, nos desenvolvemos de forma más segura y natural.

Amigos celiacos

Por eso, sin llegar a hacer de ello una forma de vida, obsesionarse, aislarse o empezar a convivir en una especie de “ghetto” dejando de relacionarnos con otro tipo de personas, los momentos que compartimos con otros celíacos o personas que hacen dieta sin gluten nos aportan mucho: otro punto de vista, conocimiento de la enfermedad, aprender a enfrentarte a ella, asumirla y aceptarla (que es algo muy importante). Y también nos permite relajarnos en nuestro comportamiento, sin tener que estar pendiente de todo, de cada persona que come con nosotros por ejemplo, de qué está haciendo con el pan, de dónde ha metido su tenedor, si ha mezclado unos platos con otros y los ha contaminado. Sabéis a qué me refiero ¿verdad?

Las reuniones en asociaciones de celiacos con otros pacientes, nos permiten dar nuestros primeros pasos, compartir esos primeros momentos tras el diagnóstico con otras personas en nuestra misma situación o también con algunos más experimentados y  aprender todo lo relacionado con la enfermedad celíaca. Sientes que te entienden y te aceptan.

Asistir, nosotros o nuestros hijos, a charlas, talleres o cursos de cocina sin gluten puede ser también una buena forma de conocer gente a la vez que aprendemos.

amigos celiacos

La redes sociales, foros, grupos, páginas web de profesionales o blogs, son también una fuente importante de información y de encuentro. En ellas podemos aprender a cocinar, compartir recetas, debatir, encontrar productos nuevos, lugares donde poder comer fuera de casa con seguridad. Siempre, por supuesto, utilizándolas en su medida justa. Hay que contrastar la información y su fuente cuando nos parezca dudosa y haciendo un buen uso de todo ello, nos puede aportar mucho en nuestra relaciones humanas aunque sean en la distancia.

Sí, además, consigues convertir todas estas relaciones virtuales en relaciones personales, ya sea asistiendo a un congreso, una convención, una quedada, una charla en una asociación, una merienda, una cena, habrás dado un gran paso para terminar asumiendo tu enfermedad y, disfrutando de muchos momentos y personas nuevas gracias a ella. Con ellos, descubrirás sitios nuevos, opinarás de los productos que te gustan, de tus marcas favoritas, de las novedades en el mercado, de tu último reconocimientos médico o de cualquier duda que te surja.

Con amigos celiacos te puedes olvidar de que lo eres.

Yo tengo ¿y tú?

Saber más sobre el autor

Nuria

¡Hola! Soy Nuria y vivo en Madrid. Mi hija y yo somos celiacas y ya necesitamos los dedos de las dos manos para contar el resto de casos en nuestra familia. Aunque esto no siempre es un camino de rosas, hemos reinventado nuestras vidas y somos celiacos felices . Llevo más de 10 años contando en mi blog Sin Gluten los pasos que hemos dado y los obstáculos que hemos superado para normalizar nuestras vidas sin gluten y espero seguir haciéndolo en mis colaboraciones en este nuevo blog. ¡Aquí os espero!