Raquel

Raquel, 28. noviembre 2016 Disfrutar

Navidad sin gluten, ¿es posible?

A pocos días de comenzar diciembre, muchas ciudades ya se visten con el precioso alumbrado de Navidad que decora las calles. Hay gente a la que no le gusta esta época del año, pero a mí me encanta. Y más aún desde que tengo hijos, pese a que a veces los sentimientos de felicidad, tristeza y nostalgia se entremezclan.

No hay celebración que se precie sin reunirnos a comer en torno a una mesa. Y la Navidad no iba a ser diferente. Bueno, en realidad lo es porque se baten todos los récords en cuanto comilonas se refiere. ¿Echamos cuentas? Comenzamos con la comida o cena de empresa. La primera reunión familiar suele ser la cena de Nochebuena, seguido de la comida de Navidad. Luego viene la cena de Nochevieja, la comida de Año Nuevo y el día de Reyes. Todo esto suelen ser los mínimos, porque muchos aún suman a todo lo anterior alguna cenita extra de fin de semana con los amigos.

En estas comilonas multitudinarias los celíacos tenemos dos opciones: tener un menú paralelo al del resto, o ver la forma de hacer un menú sin gluten para todos. Y creedme: es más fácil de lo que puede parecer.

Cuando se trata de idear una comida o cena sin gluten para todos es mejor si no nos complicamos. La mayoría de veces los platos más sencillos son los más ricos. Algunas ideas pueden ser éstas:

  • Preparar entrantes sencillos utilizando alimentos genéricos o ya elaborados de marcas aptas: los biscotes o crackers de Schar con una tabla de quesos y patés, carpaccios de ahumados, pimientos de piquillo rellenos de brandada de bacalao, pulpo a la gallega, marisco cocido o a la plancha, calamares rellenos o encebollados, almejas a la marinera, mejillones al vapor, jamón y queso, ensaladillas variadas o aquel plato familiar que nunca falla y que seguro que es fácil de adaptar para que pueda comer todo el mundo. 

                FetteBiscottate                     Crackers_2016

  • Para el plato principal. Mejor utilizar productos naturales no procesados, como carnes, pescados, huevos, legumbres, verduras o frutas. Cocinarlos entre ellos o condimentándolos con especias y salsas caseras o de marcas aptas. Ejemplos: pollo o pavo relleno, lubina a la sal, asado de cordero, berenjenas gratinadas rellenas de carne picada y verduritas, zarzuela de marisco…

  • El postre. Para finalizar la cena a veces nos basta con una buena piña natural que nos ayude a digerir mejor la comida. Pero otras veces, sin saber ni cómo, aún encontramos hueco en el estómago para un buen dulce. Desde turrones de marcas aptas hasta el típico panettone que podemos disfrutar gracias a Schar, son ideas estupendas. Pero si sois cocinillas y queréis luciros con el postre, podéis hacer variedad de dulces utilizando la harina Mix C de Schar.

     products_snackssweet_panettone-al-cioccolato_2014panettone-navidad

En el siguiente vídeo podéis ver más ideas para elaborar un menú de Navidad con productos de Schar. Sólo tienes que clickar sobre la siguiente imagen y ver cómo se realizan paso a paso tres recetas. Unas tostas de langostino y aguacate, fusilli con trufa y parmesano, y un bizcocho de Navidad.

menu-navidad

Como veis no es necesario cocinar de forma distinta para el celíaco que se sienta a la mesa. Si nos paramos a pensar, con pocos cambios es muy fácil que podamos hacer el menú que teníamos previsto. Si ponemos todos de nuestra parte, en Navidad  podemos hacer que ningún comensal se sienta excluido.

Por eso, si vuestra gente os pregunta «Navidad sin gluten, ¿es posible?». Rotundamente podéis contestar que sí. Y a los más desconfiados podéis recomendar este post para que se lo relean bien.  

Saber más sobre el autor

Raquel

Me llamo Raquel y soy mamá de dos niños celíacos de 10 y 7 años. La celiaquía se coló en casa por sorpresa, sin verla venir y sin saber apenas de su existencia, pero después de la sacudida no nos quedó otra que afrontar la situación con todo lo que parecía estar al alcance de nuestra mano. Por ello empecé a cocinar sin gluten, creé mi blog, CELIAQUINES (www.celiaquines.es), comencé a colaborar con mi Asociación de Celíacos (ACECOVA) como formadora en el área de restauración, algo que afortunadamente puedo hacer apoyada en mi formación académica (casualidades de la vida). Como cofundadora y parte de EL TALLER SIN GLUTEN comencé a dar talleres y cursos de cocina, para particulares y profesionales, y a participar en charlas por España. Y con todo eso y alguna cosilla más sigo. Me gusta formar parte de los que de forma activa luchan porque se normalice nuestra situación. Entre todo el colectivo hemos conseguido muchas cosas pero aún quedan muchas metas por alcanzar. Unidos lo conseguiremos.