simonetta

simonetta, 25. julio 2016 Descubrir

Italia o el paraíso sin gluten

Hace unos días, como de costumbre, estaba en la cocina, y mi marido estaba leyendo el periódico en la sala de estar, en un momento dado me llama, o más bien grita: «Simoooo, hay un artículo sobre el libre de gluten en Italia.»

El artículo en cuestión era la traducción de un reportaje de un periodista de Estados Unidos sobre un viaje a Italia.

El escritor, de los cual por desgracia no recuerdo el nombre, había planeado este viaje en detalle, el sueño de hacer como los grandes viajeros del 1800, una gran gira en la historia, la arquitectura y el arte de mi país, que como todo el mundo sabe es muy generoso de todo esto.  

Sólo había una falla en toda esta preparación: la mujer era celíaca y el autor estaba convencido de que ella podría disfrutar plenamente de la gran cocina italiana, y en particular el 3 P: pasta, pizza y pan.

 Concerto degli angeli
Concierto de los angeles, Gaudenzio Ferrari, Santuario della Beta Vergine dei Miracoli, Saronno.

Ademas estaban plenamente conscientes de que la pasta y las harinas son la base de la cocina italiana y por lo tanto tenían el temor de no encontrar alternativas igualmente gustosas en platos diferentes como la carne o el pescado. Así que salieron de viaje muy preocupados sobre cómo iban a hacer para comer sin gluten.
Inmediatamente pensé que estos dos viajeros no conocían tan bien la cocina italiana,  y creo que lo que mas bien conocían era una versión estereotipada de la misma, al estilo «espaguetis y albóndigas», como en la famosa escena del restaurante Lilly y el vagabundo, porque si tuvieran una mejor conocimiento, habrían considerado que hay muchas alternativas naturalmente sin gluten a la pasta en Italia, desde el arroz, a la polenta, al pescado y carne, hasta extraordinarios platos de verduras.

Por supuesto, si no se conocen los ingredientes y las técnicas de cocina, es difícil entender cómo un plato está preparado y qué tan alto sea el riesgo de contaminación con gluten. Y tal vez, aunque no se explica claramente en el artículo, que era este el mayor temor, la contaminación.

El autor continuó su informe declarando su enorme sorpresa al descubrir la cantidad y calidad de comida sin gluten en Italia, pero no termina allí.

La sorpresa fue también para un alto nivel de conocimiento de los problemas asociados con la enfermedad celíaca por camareros, cocineros, chefs, y de hecho, de casi todo el personal que trabaja en el negocio de los restaurantes.

La conclusión fue que Italia, además de permitir paisaje excepcional y belleza artística es también un paraíso sin gluten.

No puedo sino estar de acuerdo con esta conclusión. La cantidad y la calidad de los productos libres de gluten es extraordinaria, si se compara con otros países, sobre todo fuera de Europa, así como la cantidad de lugares para comer tranquilamente y sin riesgo de contaminación.

En Italia tenemos la suerte de tener una Asociación Italiana de Celíacos muy activa que ha sido capaz de llevar a cabo proyectos importantes tales como el llamado «Mangiare fuori», comer afuera.

Pero, ademas, una gran contribución también dieron a las empresas que han invertido en este sector, que han hecho investigación y la cultura sobre el comer sin gluten.

Iniciativas como Gluten Free Roads   también facilitan en gran medida la creación de una ruta es sabrosa sin gluten.

El periodista estadounidense pensaba, en mi opinión con razón, que todo este suelo fértil se debe también a nuestra tradición culinaria, estrechamente vinculada a la harina y el trigo, la misma que al principio había generado tal temor y perplejidad, y que fue vista inicialmente como una limitación importante para un celíaca o una persona con sensibilidad al gluten.

En cambio, la tradición y la necesidad cultural de recuperar el sabor perdido es lo que ha estimulado la creación de productos exquisitamente italianos y que incluso los extranjeros que tienen problemas con el gluten puede apreciar. Productos que mejoran sus características de sabor y texturas cada día mas, y que hacen olvidar las restricción debida a la intolerancia al gluten.

 

Pizza capriciosa

En conclusión, podríamos sugerir a los que participan en la promoción del turismo italiano que pueden informar al mundo, que además de la belleza del paisaje que aparece a cada rato, en Italia también podemos presumir otra excelencia: somos un paraíso sin gluten.

Ahora las tres viajeras ganadoras del concurso Gluten Free Summer viajaran por toda Italia y vamos a averguar con ellas si realmente estemos en el paraíso sin gluten, yo apuesto que sí. Para saber quien ganará la apuesto no hay que seguirlas en este camino en península e compartir sus experiencias

13626453_1727782730796412_7713792113230766352_n

 

13645162_1728118690762816_8213510795697263870_n

13620741_1728509434057075_6016702462020749379_n

Buen Viaje a todos y nos rencontramos a fin de agosto con el veredicto final.

 

Saber más sobre el autor

simonetta

Sono Simonetta Nepi e quando ho scoperto di essere celiaca ho anche capito quanto mi piaceva impastare, infornare e cucinare. Quello che doveva essere un limite mi ha invece regalato una gran voglia di sperimentare, scoprire gusti e nuovi sapori. Con il mio blog www.glu-fri.com propongo ricette semplicissime e adatte a tutti, con una grande passione per la pasticceria casalinga.