schaer, 05. febrero 2018 Descubrir

Qué hacer cuando tienes un hijo celíaco y deportista

Fútbol, baloncesto, natación, tenis… El deporte es la actividad extraescolar estrella de los niños. Practicándolo se divierten, adquieren valores y gracias a él aprenden a llevar un estilo de vida activo y saludable desde pequeños. Pero ¿qué pasa cuando tu hijo es deportista y celíaco o intolerante al gluten?

Realizar cualquier tipo de actividad física intensamente implica un consumo energético importante. Y por supuesto su consiguiente ingesta de hidratos para recuperar la energía.

 

Hacer deporte sin preocuparse del gluten

En el caso de los niños celíacos, este consumo de hidratos parece complicarse. Debido a que por su intolerancia al gluten no pueden tomar trigo, cebada, centeno ni avena. Por consiguiente, se ven obligados a renunciar a algunos de los principales alimentos que les aportan más hidratos. Como sabemos, una vez diagnosticada la enfermedad comienza la dieta sin gluten que el paciente deberá llevar de por vida.  Pero ¡que no cunda el pánico! Cualquier niño deportista que sufra celiaquía puede practicar deporte. Eso sí, asegurándonos de que sigue una alimentación adecuada a su actividad.

Es fundamental que se lleve a cabo un diagnóstico precoz si el niño practica deporte. Los síntomas y el deterioro derivado de la enfermedad pueden ser eliminados con facilidad. Solo se debe retirar de la dieta cualquier alimento que contenga gluten. En una dieta equilibrada, los carbohidratos constituyen entre el 50 y el 55% de nuestras calorías diarias. Ante la ausencia de ciertos carbohidratos es fundamental que su carga sea la correcta a la hora de hacer ejercicio. Recordemos que los hidratos son los encargados de dar la energía necesaria para desarrollar la actividad.

Alimentos gluten free para el pequeño deportista

Además de la amplia variedad de productos gluten free que Schär nos ofrece, hay cuatro alimentos ideales para incluir en su dieta como fuente de energía. El arroz, la quinoa, el amaranto o el maíz. Y si son integrales mucho mejor debido a la alta concentración de micronutrientes.

La pasta sin gluten o el pan para sus almuerzos o meriendas contienen los hidratos de carbonos que los más pequeños necesitan para tener toda la energía necesaria para practicar cualquier deporte.

 

Que tu hijo sea celíaco no le impide disfrutar jugando, ¡anímale en su pasión por el deporte! Con una dieta equilibrada rica en nutrientes y control no hay ningún problema.

Saber más sobre el autor