schaer, 23. abril 2018 Descubrir

¿Conoces el truco del semáforo?

Si tienes pensado sorprender a tus amigos con una comida o una cena especial durante este próximo puente de mayo, debes tener en cuenta varios factores para que todo salga a pedir de boca.

“Soy celiaco”, “Soy intolerante a la lactosa”, “Soy vegetariana”…. Aunque parezca complicado satisfacer las necesidades de todos, no es necesario que prepares ocho platos para que todos te feliciten como chef y ninguno se salte su dieta. De hecho, las asociaciones de celíacos suelen recomendar que haya un único menú. La idea es que todos los comensales se sientan lo más cómodos posibles.

Para no volverte loco en la cocina, puedes ayudarte del truco del semáforo. Una forma sencilla de categorizar los alimentos por colores (verde, naranja y rojo) y que te servirá para elaborar un menú de 5 tenedores.

Los colores del semáforo

– Verde. Incluye los alimentos que no tienen gluten por su propia naturaleza, es decir, no cuentan con esta proteína en su base. Algunos ejemplos son cereales como el arroz, maíz o mijo o carnes, pescados, mariscos, legumbres, frutas y verduras siempre que estos sean frescos. También lo son la leche, los quesos y lácteos naturales o los aceites vegetales y especias puras. Se incluyen también en este grupo bebidas como el vino, refrescos, café o zumos naturales de fruta.

– Naranja. En este grupo se encuentran los alimentos que pueden contener gluten o no dependiendo de la marca o el fabricante. Para evitar cualquier problema, lo recomendable es  leer siempre bien las etiquetas asegurándonos de que no tienen gluten para que todos lo puedan saborear.  En esta categoría están, por ejemplo, embutidos, patés, salsas y platos precocinados. Cuidado también con las sopas y cremas comerciales o caldo en pastillas y deshidratadas. También hay que prestar atención al etiquetado de postres lácteos, turrones, helados y sorbetes.

– Rojo. ¡Alerta gluten! Los alimentos categorizados como “rojos” son aquellos que están elaborados con los cereales prohibidos. Estos son los que se sustituyen con productos especiales para celíacos y se suelen comprar en las secciones de dietética o en tiendas especializadas. Pasta, pan y galletas entre otros.

Con el truco del semáforo, ¡preparar un menú sin gluten apto para celíacos será más fácil!

Saber más sobre el autor