simonetta

simonetta, 30. mayo 2016 Descubrir

Como preparar vacaciones sin gluten

¿Como preparar vacaciones sin gluten?

Ya está llegando el verano en el hemisferio Norte y todo el mundo se está preparando para organizar las vacaciones, aunque sean de pocos días. Normalmente vacaciones coincide con viaje, con ir a “algun lado”.

 La planificación es fundamental para pasar un época del año feliz y sin feas sorpresas, y es mas necesaria todavía si tenemos limitaciones alimentarias, como nosotros los celiacos. Para viajar sin gluten relajados en este blog ya hemos dado algunos consejos, ahora hablamos de como preparar el viaje y la estadía.

 

En primer lugar hay que eligir el destino y averiguar si es “celiac friendly”, o sea si es una zona del mundo donde hay alternativas de comida sin gluten, que tipo de cocina hacen,  si hay lugares donde poder comer con bastante tranquilidad. Es diferente organizar vacaciones en las Baleares o irse a Japón, es banal decirlo, pero conozco casos de personas que limitaron mucho sus viajes por los varios lugares de nuestro planeta por miedo a no encontrar soluciones al tema comida sin gluten.

Sin embargo tenemos muchas herramientas para organizar hermosos viajes o estadías sin gluten. En primer lugar existe mr. google che encuentra casi todas las respuesta a nuestras inquietudes. El primer consejo, una vez que habéis decidido el destino, es interrogar este moderno oráculo con la palabras del lugar + sin gluten (o mejor gluten free) y les regalará una gran cantidad de informaciones útiles.

Si van a un lugar que tiene una cultura gastronómica que no conocen, la primera pregunta es: que tipo de cocina se encuentra, cuales son los platos principales, cuales son sin gluten.

Pueden estudiar la cocina local y los ingredientes que se utilizan , quizás descubrirán que tal vez se pueden comer manjares sin problemas , por supuesto, siempre teniendo cuidado con la contaminación , por ejemplo, en América del Sur , donde hay una cultura alimentaria ligada al maíz , se pueden encontrar un montón de platos sin gluten, como tamales hechos con una especie de gachas de maíz y carne o cebiche peruano, a base de pescado fresco marinado en jugo limón.learning-928638_1920

Si van en avión asegúrense que al momento de la reserva poner la opción de menú sin gluten, y cuando están en el mostrador o recién subidos al avión avisen que necesitan el “gluten free meal”, la comida sin gluten, si no corren el riesgo de no tener nada en absoluto para comer durante el viaje. 

Para quedarse a dormir la recomendación es encontrar una habitación en hotel con kitchnette o buscar departamento o casa: es esta la mejor solución para estar seguro que antes o después van a comer algo rico y sin riesgo, o sea encuentren un lugar donde pueden cocinar.

Si están en un país donde pueden encontrar los productos  congelados Schär, tienen la vida fácil porque pueden llevar a la mesa rápidamente cannelloni, croquetas de pollo y hasta un tiramisù, o sea pueden hacer una riquísima cena completa en pocos minutos y sin riesgos algunos, con solo agregar verduras y frutas no extrañaran en absoluto la comida de casa.

 

Chicken Fingers

 Obviamente en el web pueden encontrar muchísimas informaciones sobre donde  comer sin gluten, y si comen en el hotel avisen siempre en el momento que hacen la reserva que necesitan comida sin gluten, pueden bajar en un smartphone la aplicación Gluten Free Roads y encuentran muchos emprendimientos hoteleros y gastronómicos gluten free.

Preparen un listado de restaurantes que hacen o podrían hacer comida apta y trate de reservarlos antes, de modo que les dan el tiempo a la cocina de hacer un rico menú si gluten. Nunca tengan miedo de pedir certeza acerca de la comida que se ofrece o propone, sin causar una alarma innecesaria y contraproducente, y hablando con claridad y serenidad.

Si no tiene la posibilidad de reservar antes, estudien bien el menú y elijan platos simples, tales como ensaladas, carnes a la plancha sin salsas y condimentos, yen cualquier caso siempre hablar con el camarero explicando que no pueden comer gluten, es decir, no pueden probar cualquier cosa que contenga trigo, avena, centeno, espelta y cebada y sus derivados.
 En caso de que no sepan el idioma, en el sitio Gluten Free Roads  encuentran etiquetas que explican la situación en varias lenguas. 

Organicen un pequeño almacén de productos no perecederos sin gluten calculando los días de estadía para cualquier emergencia, una parte la  pueden despachar en la maleta si van en avión, y otra le tienen come herramienta de sobre vivencia en los aeropuertos que muchas veces no tienen nada sin gluten. o se lo llevan con ustedes si viajan con otros medios de transporte.

Normalmente es mejor llevan pan envasados al vacío y crackers que son fáciles de llevar si hacen excursiones y visitas turísticas, galletas tipo maría que no son excesivamente grasas,  algunas barras de cereales que pueden usar como merienda durante el día o en caso no muy afortunado como comida. Si van en una casa o departamentos, unas pastas le vendrán bien.

Si van a la playa, llévese una nevera con todo, muchos pueden encontrar comida en un chirinquito en la playa pero es casi seguro che son bocadillos u otros snacks con gluten. Traten de tener siempre fruta a mano,  que es una buena solución en cualquier momento del día.

Si tienen un adolescente celíaco que viaja solo, asegúrese de que las personas o estructuras que los reciben sean muy conscientes de la dieta y del problema de la contaminación, y anímense a por proporcionar listas de productos aptos e información útil a quien recibe el chico o la chica.

Ultima recomendación: aceptar sin demasiado estrés la posibilidad de que en no todas las situaciones será posible obtener comidas seguras y sabrosas sin gluten, pero que las vacaciones son vacaciones y hay que saborearlas minuto por minuto, aunque no tengamos nada sin gluten para comer (pero seguro van a encontrar algo rico y sorprendente..después nos cuentan,,.)

 

Saber más sobre el autor

simonetta

Sono Simonetta Nepi e quando ho scoperto di essere celiaca ho anche capito quanto mi piaceva impastare, infornare e cucinare. Quello che doveva essere un limite mi ha invece regalato una gran voglia di sperimentare, scoprire gusti e nuovi sapori. Con il mio blog www.glu-fri.com propongo ricette semplicissime e adatte a tutti, con una grande passione per la pasticceria casalinga.