schaer, 06. agosto 2018 Descubrir

¿Cuál es tu bebida gluten free favorita del verano?

La mejor forma de hidratarse es el agua. Hasta ahí, todos de acuerdo. Pero resistirse a los smoothies, al té con hielo o a ese cóctel típico de terracita sabemos que no es fácil. Las vacaciones están para disfrutarlas, por eso, lejos de quitarte las ganas de tomarte una buena bebida refrescante y fresquita, queremos que disfrutes de tu verano dándote tips para refrescarte de forma gluten free.

Café, infusiones ¡y horchata!

¿Te apetece un café bombón? Hecho por ti no acarrea ningún riesgo, aunque sí que es verdad que no podemos decir lo mismo de los cafés servidos en máquinas expendedoras y los solubles. Ten cuidado también con las bebidas vegetales. La bebida de espelta o la de kamut, por ejemplo, no son aptas para acompañar tu café.

El y las infusiones que no contienen aromas añadidos son válidos. Eso sí, no los compres a granel porque la contaminación cruzada podría hacer de las suyas.

La horchata, elaborada a base de chufas, agua y azúcar posee un sabor muy característico que hace que quien la pruebe, la ame o la odie, no existe punto medio. En su versión industrial podría contener gluten así que lee atentamente la etiqueta antes de comprarla.

 

Refrescos y zumos

Sean del sabor que sean, los refrescos y zumos tanto naturales como comprados no hay de qué preocuparse. En los únicos que debes prestar especial atención son en las versiones light o cero. Fíjate en la etiqueta, y ante la duda, opta por otra bebida.

Bebidas alcohólicas

La cerveza, por su contenido en cebada está prohibida para los celíacos. También es cierto que cada vez más marcas apuestan por el gluten free y han sacado al mercado versiones libres de gluten para que todos podamos disfrutar de una caña fresquita. ¡Bien!

Por su parte, el vino, ya sea blanco, tinto o rosado es apto para celíacos. Con el calor, igual eres de los que le apetece mezclarlo para conseguir una refrescante sangría o un tinto de verano. Si no tienes tiempo y vas a comprar estos preparados ya hechos en un supermercado ¡ojo con el etiquetado! Podría tener gluten.

 

Ahora que ya sabes un poco más sobre cuáles puedes y cuáles no puedes tomar, ¡refresca tu verano y aprovecha al máximo las vacaciones!

Saber más sobre el autor