schaer, 02. octubre 2017 Descubrir

Adiós a la hegemonía del trigo

No solo de pan vive el hombre. Bueno, ni de pan ni de trigo en general. ¡La hegemonía del trigo se ha acabado! Arroz, avena, mijo, maíz, kamut, amaranto, teff, quinoa, trigo sarraceno…. ¿Conocías todos estos cereales?  

Los superfoods, o lo que es lo mismo, comidas que aportan importantes nutrientes sin exceso de calorías como son estos y otros cereales, están pisando fuerte ¡y debes conocerlos! Además, muchos de ellos ¡son libres de gluten! A continuación, vamos a desvelarte los secretos y propiedades de algunos de ellos. ¿Te animas a incluirlos en tus próximas recetas?

 

Arroz, uno de los más conocidos

El arroz es el segundo cereal más consumido en el mundo después del trigo y una gran fuente de energía gluten free. Proporciona vitaminas del grupo B y vitamina E, grasas saludables, proteínas y minerales (en especial potasio, fósforo y magnesio). Un alimento fácil de preparar, versátil  ¡y también disponible en versión integral!

 

Mijo, todo un supergrano

Un cereal con grandes propiedades nutricionales que todavía muchos no conocen. Es muy digestivo y uno de los cereales más energéticos y concentrados con enormes cantidades de minerales, sobre todo hierro, magnesio y silicio. También sirve para reforzar los riñones, el sistema nervioso y los huesos y equilibrar la acidez de la sangre. Es fantástico para los niños, ya que potencia el buen funcionamiento de todo el organismo. Posee un gusto dulce ¡y es muy versátil en la cocina!

 

Quinoa, el cereal de los astronautas

¡Todo un supercereal! Posee calcio, potasio, magnesio, fósforo, fibra, vitaminas, minerales, grasas saludables, hidratos de carbono y proteínas. No tiene colesterol, no engorda y ayuda a prevenir el cáncer de mama. Es un alimento funcional ya que mejora la salud y reduce el riesgo de contraer enfermedades. Con todo esto, es normal que la NASA lo haya incorporado en la dieta de los astronautas.

Amaranto, un pseudocereal con mucho que ofrecer

Rico en fibra y en minerales entre los que destaca el calcio, potasio, magnesio y fósforo. 100% digestivo y una fuente saludable de carbohidratos. Y para aquellos que aún no sepan cómo incluirlo en la cocina, el amaranto puede usarse igual que el arroz: lo hervimos y listo para incluirlo en  recetas frías o calientes como ensaladas o guisados. ¿Quieres una idea original? Atrévete con las palomitas de amaranto. Coloca el cereal en una sartén directamente sobre el fuego y disfruta de un snack saludable con muchas más proteínas y fibra.

 

Seas o no celíaco, abre tu mente a todo un mundo de “cereales alternativos” y déjate sorprender con su sabor y beneficios.

Saber más sobre el autor