Avatar

schaer, 24. septiembre 2018 Desarrollar

¿Se previene la celiaquía a través de la nutrición del lactante?

La celiaquía es una enfermedad autoinmune desencadenada por la proteína del gluten.  Se hereda dentro de la familia ya que algunos genes están predispuestos a ello. Pero esto no significa que todas las personas genéticamente predispuestas desarrollen la enfermedad.

Suecia experimentó en la década de los 80 un repunte de casos de enfermedad celíaca. A raíz de esta tendencia al alza, el país nórdico realizó un estudio para detectar las posibles causas. Esta investigación sugirió que una introducción precoz de pequeñas cantidades de gluten, sobre todo mientras estuviese presente la lactancia materna, podría ser clave para frenar la enfermedad. Pero estos resultados no eran concluyentes al 100%.

 

Resultados de un nuevo estudio internacional

Para profundizar más en la relación de la lactancia materna y la celiaquía, un equipo internacional quiso comprobar la hipótesis y comenzó el estudio europeo Prevent CD. Desde 2007, se seleccionaron 963 niños de ocho países europeos, entre ellos España, con un perfil genético de riesgo y al menos un progenitor celíaco.

Aproximadamente la mitad recibió 100 mg de gluten entre los cuatro y los seis meses de edad mientras continuaban lactando. El resto de los niños sustituyeron el gluten por un placebo. El estudio avanzó hasta que los niños tuvieron 3 años. En ese momento los investigadores comprobaron que al parecer ni la lactancia materna ni la introducción precoz de pequeñas cantidades de gluten habían resultado protectores frente a la enfermedad.

«Los resultados nos sorprendieron mucho porque estos eran los factores en los que más esperanzas estaban puestas», señala Carmen Ribes-Koninckx, doctora responsable del servicio de Gastroenterología Pediátrica del hospital La Fe de Valencia y coordinadora de la investigación en España. Quien, con todo, subraya que con estos datos en la mano «no es el momento de cambiar las recomendaciones”.

Los resultados demuestran que por ahora no hay evidencia científica de cuál es el mejor momento para la introducción del gluten. Pero se recomienda mantenerla entre las 4 y 6 semanas.

 

Resulta necesario seguir con la investigación para conocer mejor cómo se desarrolla la celiaquía.

 

Fuente: El Mundo

Saber más sobre el autor