schaer, 12. noviembre 2018 Desarrollar

¿Sabías que un 7% de los celíacos podrían padecer diabetes 1?

Con motivo del Día Mundial de la Diabetes queremos informarte sobre esta enfermedad y la relación que guarda con la celiaquía. ¡Seguro que te interesa!

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica del metabolismo que produce una disminución de la secreción de insulina. Y esto ocasiona un exceso de glucosa en sangre que resulta perjudicial para el organismo.

Aunque existen diferentes tipos de diabetes, la celiaquía está únicamente asociada con la diabetes tipo 1. Las personas que padecen esta enfermedad sufren una destrucción total de células beta del páncreas, las encargadas de segregar insulina. Esta es la razón por la que el cuerpo deja de producir esta hormona y entonces se descompensan los niveles de glucosa en sangre.

 

Y la diabetes, ¿cómo se relaciona con la celiaquía?

Como sabemos, las enfermedades autoinmunes no vienen solas. En el caso de la diabetes tipo 1 y la celiaquía, existe un enlace genético entre ambas enfermedades. El gen HLA DQ2 está presente en más del 90% de los celíacos, así como también en más del 50% de los diabéticos tipo 1. Esto quiere decir que los diabéticos de tipo 1 son un grupo de riesgo para desarrollar celiaquía ya que tienen la genética positiva.

Estudios científicos señalan que aproximadamente hasta un 7% de los celiacos podrían padecer diabetes tipo 1. Con estos datos, sería conveniente hacer revisiones periódicas prestando atención a este factor en concreto.

¿Cómo debe ser la dieta para las personas diabéticas y celíacas?

Tanto la celiaquía como la diabetes tipo 1 son enfermedades crónicas relacionadas con el aparato digestivo. El control de la dieta es determinante en el tratamiento de ambas enfermedades teniendo que prestar atención a determinados grupos de alimentos. No obstante, es totalmente posible llevar una dieta sin gluten adaptada a las necesidades de las personas diabéticas.

Dos premisas esenciales:

  1. Es estrictamente necesario excluir de la dieta todo tipo de alimentos que contengan gluten. Además, se debe prestar atención a las trazas y la contaminación cruzada.
  2. Es fundamental controlar la cantidad diaria de hidratos de carbono que consumen las personas con diabetes.
  3. No olvides que pese a los alimentos que debas evitar, es importante seguir una dieta variada y equilibrada.
  4. Recuerda que los alimentos integrales o ricos en fibra son un gran aliado en la dieta para ambas enfermedades. En los diabéticos ayuda a absorber de manera regular la glucosa y en los celiacos aportan la cantidad de fibra necesaria en su dieta para evitar así el estreñimiento.

 

Ante cualquier duda, ¡consulta a tu médico! Es básico un seguimiento continuado tanto de los parámetros médicos como de la dieta en ambas enfermedades.

Saber más sobre el autor