Avatar

schaer, 06. mayo 2019 Desarrollar

¿Sabes qué falta de nutrientes puede indicar celiaquía?

Una celiaquía sin diagnosticar presenta distintos síntomas, uno de los más comunes es el déficit de determinados nutrientes. ¡Te lo contamos!

Antes de nada, para diagnosticar la enfermedad celíaca es necesario que la persona esté consumiendo gluten.  Así se puede observar el impacto que el gluten tiene en su organismo y también se reduce la probabilidad de que las pruebas de diagnóstico puedan dar falsos negativos.

Diagnóstico de la celiaquía: el cribado serológico

Una de las pruebas más comunes es el cribado serológico. Para esta prueba deberían observarse dos marcadores: antitransglutaminasa tisular 2 (IgA) e inmunoglobulina A. La prueba suele solicitarse cuando se observa en el paciente un déficit de determinadas vitaminas o anemias. Esta problemática, entre otras, se produce dado a la malabsorción de los nutrientes que provocan los daños en el intestino a causa del gluten. Por ello es tan importante realizar las pruebas adecuadas.

Los nutrientes más importantes que se absorben en el intestino

  • Hierro: es frecuente que las personas celíacas presenten anemia. Por ello, más allá de tomar suplementos de este mineral, es imprescindible llevar una dieta sin gluten. Se encuentra en alimentos como:
    • Carnes rojas magras como ternera o buey.
    • Mariscos de concha: berberechos, almejas y mejillones.
    • Hígado y morcilla.
    • Frutos secos: anacardos, nueces, avellanas, pistachos o almendras tostadas.
    • Sésamo.
    • Verduras de hoja verde: berros, acelgas o espinacas.
    • Legumbres: garbanzos, lentejas, soja, guisantes o germinado de lenteja.
  • Ácido fólico (Vitamina B9): En caso de embarazo, la escasez de ácido fólico puede producir espina bífida en el feto. Podemos encontrar vitamina B9 en alimentos como las verduras de color verde fuerte como espinacas, brócoli, acelgas, espárragos verdes o lechuga. También lo contienen los cítricos, las legumbres (sobre todo la soja), los cereales integrales o la leche.
  • Vitamina B12: Se conoce también como la vitamina de la energía y se encarga de mantener las neuronas y los glóbulos sanguíneos sanos. Podemos encontrarla en alimentos como:
    • Mariscos como las almejas.
    • Carne de res de vísceras como el hígado.
    • Huevos.
  • Calcio y Vitamina D: la falta de calcio y de vitamina D, la más importante de todas a nivel del sistema inmune, produce a la larga densidad mineral ósea baja. Esto afecta a los huesos y aumenta considerablemente el riesgo de desarrollar osteoporosis más adelante. El calcio y la vitamina D están presentes en alimentos como:
    • Lácteos: yogur, quesos o mantequilla.
    • Pescados azules como sardinas.
    • Frutos secos como las almendras.
    • Girasol y sésamo.
    • Legumbres.
    • Verduras como el brócoli o la col rizada.
    • Higos.
  • Aminoácidos: los aminoácidos son esenciales para la masa muscular. Si se agudiza su carencia, podría provocar hipoalbuminemia, que es la escasez de la principal proteína de la circulación sanguínea.  Los aminoácidos son parte de la proteína, por lo que para evitar su déficit pueden tomarse tanto carnes como pescados, cereales o huevo

¡Recordamos la importancia de acudir a médicos y especialistas para cuidar de nuestra salud y disfrutar de una buena calidad de vida!

Saber más sobre el autor