schaer, 04. junio 2018 Desarrollar

¿La celiaquía puede causar depresión?

¿Te imaginas encontrarte mal cada vez que comes y no saber por qué? Problemas en la piel, vómitos, mareos, fatiga e incluso depresión pueden ser algunos de los síntomas que las personas que padecen celiaquía sufren antes de conocer el motivo de su malestar y comenzar la dieta sin gluten.

 

Depresión, ¿Causa o consecuencia del gluten?

Hasta su diagnóstico, puede ocurrir que las personas celíacas sientan depresión, apatía, irritabilidad e incluso ansiedad aumentada. Afortunadamente, la mayoría de estos síntomas “pre diagnóstico” se disipan al introducir la dieta libre de gluten. Y especialmente en el caso de los niños. En los adultos, la mejora de estos síntomas en ocasiones no es tan notoria y puede ser necesario un tratamiento farmacológico complementario.

También puede haber casos de depresión aún cuando la enfermedad ya ha sido diagnosticada. Los cambios de humor se deben a la deficiencia de ciertas vitaminas como la B6 o el triptófano. O incluso como causa de ciertos trastornos inmunológicos.

Otro factor que entra en juego es la dificultad e inseguridad que a menudo supone comer fuera de casa. En la búsqueda de restaurantes o destinos de vacaciones, pueden surgir varios temores. ¿El sitio es adecuado? ¿Tendrán en cuenta la contaminación cruzada? ¿El personal estará bien informado?

Por otra parte, un estudio publicado en Alimentary Pharmacology & Therapeutics ha señalado que la ingesta de gluten en pacientes no celíacos aunque con dolores intestinales aumenta los niveles de depresión. Los investigadores Peters, Biesiekierski, Yelland, Muir y Gibson demostraron que al introducir la dieta sin gluten su estado anímico mejoraba.

 

La importancia de un buen diagnóstico

Diagnosticar la celiaquía es fundamental para terminar con los problemas que esta enfermedad provoca. Y también para prevenir la aparición de otras. En muchas ocasiones, debido a la similitud de sus síntomas con otras enfermedades, cuesta diagnosticar la celiaquía a la primera. Por ello, desde la Federación de Asociaciones de Celíacos de España se ha insistido al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para la renovación del protocolo de diagnóstico precoz de 2008 que ha tenido lugar recientemente.

 

Recordemos que una de cada 100 personas es celíaca y, a día de hoy, todavía el 85 % de los celíacos no están diagnosticados. Y aunque la celiaquía aún no tiene cura, introducir cuanto antes la dieta gluten free acabaría con la mayoría de esos síntomas.

Saber más sobre el autor