schaer, 30. octubre 2017 Desarrollar

Cómo la celiaquía afecta a tu salud bucodental

Llevar una buena higiene dental y una detección precoz de algunos síntomas bucales puede evitar problemas mayores como la pérdida de piezas dentales. ¡Hay que estar atentos!

Al pensar en celiaquía lo primero que nos viene a la cabeza son problemas estomacales y digestivos. Pero las consecuencias de la enfermedad no se detienen ahí. Por ejemplo, las afecciones orales en niños como llagas o manchas oscuras en el esmalte pueden ser indicios de que padezcan intolerancia al gluten.

Por una sonrisa gluten free

Aunque los defectos causados en el esmalte son irreversibles, es importante detectar su origen para detener su empeoramiento. Entre esas imperfecciones están la decoloración del esmalte con aparición de puntos amarronados, amarillentos o incluso blanquecinos. También puede dar lugar al desarrollo precario de los dientes en niños. Otros síntomas son dientes más translúcidos que opacos o un esmalte mal formado que parece grumoso o a rayas.

El síndrome de la boca seca

Además de problemas estéticos, existen otros problemas bucales relacionados con la celiaquía. Según la National Foundation for Celiac Awareness, entre el 4,5 y el 15% de las personas con enfermedad celíaca también tienen el síndrome de Sjögren. Un trastorno autoinmune que ataca las glándulas salivales y produce una sensación de sequedad en la boca.

La saliva ayuda a mantener los dientes limpios y su insuficiencia puede facilitar la aparición de caries. Las personas que sufren este trastorno deben esforzarse más en pronunciar a nivel del habla. Además, sufren dificultad en masticar y tragar los alimentos ya que su cuerpo no produce la suficiente saliva.

Llagas

Otra de las consecuencias de la celiaquía según estudios de los National Institutes of Health (NIH) (Institutos Nacionales de Salud) son las aftas. Se trata de lesiones bucales incómodas en forma de heridas abiertas y dolorosas que se encuentran en el interior de las mejillas o en el paladar. Al igual que el resecado de la boca, estas lesiones pueden dificultar la alimentación o el habla.

Ya sea por estética o por salud, los problemas bucodentales como defectos en el esmalte, aftas o boca seca afectan en mayor o menor grado a los celíacos. Por ello, un diagnóstico a tiempo y la introducción de una dieta gluten free lo antes posible es vital para frenar su desarrollo.

Saber más sobre el autor