schaer, 22. enero 2018 Desarrollar

¿Existen pastillas anti gluten?

¡No! Cuidado con las pastillas denominadas como “anti gluten”.  No son la solución a la dieta sin gluten para celíacos o personas con trastornos relacionados con el gluten.

La pastilla anti gluten no existe. Actualmente se están comercializando píldoras que sirven como sistema de prevención cuando se sale a comer fuera de casa y no se tiene la certeza de que el menú está libre de gluten. Pero esto no significa que los celíacos puedan saltarse su dieta.

Problema complejo

Habrás oído también hablar de la pastilla “mágica” para los intolerantes a la lactosa. Pero no es lo mismo. En este caso, se trata de una pastilla de lactasa que es la enzima que ayuda a digerir la lactosa. Con ella pueden saltarse la dieta y tomar lácteos. En el caso de la enfermedad celíaca, la pastilla de la que hablamos funciona de forma diferente. Los celíacos no es que no tengan las enzimas para digerir el gluten. El problema es que éste activa el sistema inmunológico de forma errónea desencadenando una serie de reacciones al identificarlo como “enemigo”. Por lo tanto, el problema es mucho más complejo.

¿Cómo funcionan?

Estas patillas “anti gluten” las elaboran diferentes laboratorios y contienen enzimas que ayudan a digerir o romper el gluten en pequeñas moléculas cuando éste alcanza el intestino. Aun así, es muy difícil asegurar que la cantidad de enzimas ingerida va a ser efectiva para degradar todo el gluten consumido. Y, con ello, evitar que el cuerpo no lo reconozca, el sistema inmune no se active y se minimicen los daños que produce. El comprimido se toma justo antes de la comida. Contiene un recubrimiento especial que asegura que llegará a su destino (intestino delgado) evitando el entorno hostil del estómago. Una vez en el intestino, se libera la enzima y actúa contra las proteínas del gluten.

En la caja queda perfectamente especificado que “Este producto no reemplaza a una dieta sin gluten y no es apropiado para tratar o prevenir la enfermedad celíaca.”

Obviamente la investigación avanza y cada vez estas pastillas serán más efectivas. Pero no son lo suficiente como para permitir que un celíaco pueda olvidar la dieta sin gluten. Y ojo, porque usar la pastilla para poder comer en un restaurante cualquiera sin preocuparse de la contaminación cruzada también es saltarse la dieta.

Por el momento, el único tratamiento para la celiaquía es la dieta sin gluten.

Saber más sobre el autor