En forma: consejos para todo el año

¡Feliz 2017! ¿Cómo habéis pasado las fiestas? ¿Habéis comido mucho, bien y, por supuesto, sin gluten? Me imagino que sí y que ahora estáis pensando en las consecuencias de las comilonas y queréis estar en forma de vuelta.

Os voy a dar algunas sugerencias personales sobre como volver en forma esplendida en el 2017.

Primero: nada de lágrimas de cocodrilo. La habéis pasado bien, habéis comido cosas ricas, habéis estado con amigos y parientes, gozando de un periodo mágico de fiestas y regalos, unos kilos de más o un poco de pesadez son un precio a pagar muy barato para vivir felices unos días. No hay que tener remordimientos.

Segundo: si quieren estar en buenas condiciones físicas todo el año, la mejor opción no es hacer un plan de ejercicios en el gimnasio o una dieta, si no cambiar los hábitos de vida.

belly-2473_640

En primer lugar, hay que hacer actividad física cotidiana, o sea, moverse todos los días, quemar las calorías que ingerimos y mantener nuestros músculos entrenados, nuestras articulaciones flexibles y nuestro huesos fuertes. Además, hacer ejercicio cambia la disposición de ánimo, dispara las serotoninas que son las hormonas del buen humor. Para esto no hace falta ir al gimnasio y complicarse la vida en planes de entrenamientos agotadores, con solo caminar a buen paso unos treinta, cuarenta minutos por día es suficiente para que se puedan gozar todos los beneficios: reducir el colesterol LDL y la tensión arterial, aumentar del diámetro de las arterias y combatir el estrés.

sport-1005884_640

Para mantener el hábito de caminar, lo ideal es encontrar compañeros de camino, pero recordáis que esto no es pasear, es caminar con buen ritmo, sin mucho hablar.

Si queréis profundizar el tema podéis leer el libro del doctor Iñaki Ferrando: “Se hace salud al andar”.

Me imagino que no fumáis y no tomáis demasiado alcohol, ¿verdad? Para los adultos un vaso de vino tinto por día es suficiente para experimentar la famosa paradoja francesa.

Según unos estudios estadounidenses, lo que permite a los franceses de poder comer tantas grasas, pensáis solo en los tantos tipos de quesos que tienen, y tener baja mortalidad asociada a enfermedades cardiovasculares, es el vaso di vino tinto cotidiano. En realidad, la paradoja francesa no es tan demostrada y contiene muchos puntos todavía por aclarar, es cierto, sin embargo, que el clásico vaso de vino tinto por comida, es beneficioso para la salud a causa del contenido de antioxidantes en el fruto de la vid, especialmente el resveratrolo, puede desempeñar un papel protector tanto contra el daño causado por los radicales libres que en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Obviamente para estar bien no hay que tomar gaseosas y bebidas azucaradas, que influyen en la glucemia.

Entre los hábitos cotidianos hay que incorporar una dieta variada, balanceada y cuidar las porciones.

Es imprescindible incluir frutas y verduras todos los días, considerar alternativas como los cereales o pseudocereales sin gluten: el arroz, el maíz, la quínoa, el amaranto y el mijo, introducir las legumbres como fuente de proteínas. Además de los beneficios específicos de cada una de ellas, todas estas sustancias son fuentes de fibras, importantes para el metabolismo y para la salud intestinal.

carrot-1085063_640

Las sugerencias de los nutricionistas indican que es mejor no exceder en la carne roja, que contiene colesterol, aunque una vez por semana aporta hierro y vitamina B12, y recomiendan comer pescado una vez por semana, especialmente el pescado azul, como sardinas, anchoas, bonito, que son ricos en grasa omega 3 y tienen efectos beneficiosos sobre el aparato circulatorio y de prevención de la artritis. Traten de comer pescados pequeños que no acumulan mercurio en la grasa.

Traten el lo posible de reducir los excesos de sal y azúcar, aunque de vez en cuando un rico postre hace bien al humor: no hay que castigarse, hay que quererse.

Por último, si son muy glotones y no se cuidan con las porciones que ponen el plato, traten de usar platos chicos, como los de fruta: el ojo tiene un papel importante en la comida y ver un plato lleno le hará parecer que están comiendo mucha comida y quedaran conformes. Es un truco que aprendí de una nutricionista argentina, la doctora Mónica Katz en su libro “No dieta”. Les aseguro que funciona.

No se obsesionen con básculas, cálculos de las calorías y control obsesivo del espejo, todo depende de la constancia, de la rutina, del estar y sentirse bien, este es el objetivo.

¡Muy feliz 2017 en gran forma para todos!

 

 

 

 

Saber más sobre el autor

simonetta

Soy Simonetta y la enfermedad celíaca me ha hecho descubrir una pasión que estaba latente: la cocina. A partir de lo que podría parecer inicialmente como una limitación ha nacido la gana experimentar, probar, descubrir gustos y sabores. Con mi blog www.glu-fri.com propongo recetas simples y aptas para todo el mundo, con una gran pasión para tartas y pasteles que si gluten son más ricos!